Quiero Gas Natural
Home » Transporte y Distribución

Transporte y Distribución

Desde que es extraído de las profundidades de la Tierra hasta que llega a los lugares donde se consume, el gas natural hace un largo viaje en el que apenas experimenta transformaciones. Los gasoductos, los barcos metaneros, los camiones cisterna y las redes de distribución urbanas son algunos de los elementos que forman parte del sistema de transporte y distribución del gas natural.


El buen funcionamiento de este sistema garantiza la llegada del gas natural hasta el consumidor, haciendo posible que un gran número de usuarios se beneficien de las ventajas de este recurso energético que nos ofrece la naturaleza.


El transporte y la distribución del gas natural desde los yacimientos hasta los puntos de consumo puede realizarse de dos formas:


  • Mediante la utilización de redes de distribución subterráneas fijas (gaseoductos) por las que circula el gas natural en fase gaseosa gracias a la presión con que es inyectado en las mismas.


  • A través de buques y camiones cisterna que transportan el gas en fase líquida (GNL: gas natural licuado). Para ello, el gas natural es licuado mediante procesos frigoríficos que bajan su temperatura hasta –163° C a presión atmosférica, de modo que pueda ser transportado en buques metaneros hasta las plantas regasificadoras. En estas plantas regasificadoras, el gas natural pasa nuevamente a estado gaseoso, utilizando intercambiadores de calor que usan como fuente de calor el aire ambiente o el agua del mar. Finalmente, este gas es inyectado a alta presión en los gaseoductos para su transporte y distribución a través de largas canalizaciones.


¿Qué es el gas natural
Uso del gas natural. Producción de energía.
Características principales de los gases combustibles.